¿Alguna vez le has dado gracias a Dios por las pruebas que permite en tu vida?

Las aflicciones pueden ser el instrumento que Dios usa para sacudir tus emociones y moldearte a la imagen de Jesús.

Todas, en algún momento, somos tentadas por emociones que nos traicionan. 

Pero les voy a decir lo que ahora sé y que no entendía en ese entonces, y es el Poder de la Verdad

También entiendo mejor que antes, que  los sentimientos no son malos en sí mismos. Él nos hizo seres emocionales. Y es por las emociones que socializamos con las personas.

Imagínate si nunca pudieras sentir gozo, dolor, tristeza, entre otras emociones. Es un don, un regalo de Dios el ser capaces de sentir esas cosas.

Sé que cuando mis emociones están alteradas y fuera de control, es cuando tomo más decisiones erróneas. Y es porque no he estado trayendo todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo.

Sé que a veces estás cansada y es difícil. Pero Dios nos da Su Gracia cuando clamamos a Él y le decimos, «Señor, no puedo hacer esto. Yo ni siquiera quiero leer tu Palabra. No quiero orar». No es  que uno se sienta orgullosa de decir eso, sino que debemos ser honestas con Dios y decir: «Te necesito. Necesito que me des el querer como el hacer por Tu Perfecta Voluntad  para disciplinar mi carne, para traer estas emociones y pensamientos bajo el control de Tu Espíritu Santo».

Además, creo que en esos momentos cuando nuestras emociones están fuera de control, tendemos a aislarnos. Cierto o no???

Eso es muy peligroso. Necesitas asegurarte de que alguien sabe dónde está tu corazón, y tener amigas sabias que te estén preguntando, «¿Cómo está tu corazón?» Amigas con las que estás siendo honesta y desnudando tus emociones. Porque si son buenas amigas, van a dirigirse a la Palabra. No quiero decir que esto se va a arreglar de forma rápida, hay que reconocer y decir: «Sé que esto es difícil». 

No estoy diciendo que si tienes a Dios, entonces siempre te vas a sentir bien, porque todas sabemos que eso no es verdad. Vivimos en un mundo caído.

No podemos esperar ser seguidoras de Cristo y no tener experiencias de desierto. Creo que todas hemos pasado por etapas en las que ha habido mucho dolor, muchos problemas. Algunas de ustedes están en esa época de la vida donde hay un montón de cosas pasando al mismo tiempo, una gran cantidad de cambios.

Creo que a veces, solo para proteger nuestro corazón, nos sumergimos en ese estado de adormecimiento, quizás no consciente o intencionalmente. Es una forma de evitar el dolor.

No nos gusta esperar. Hay épocas difíciles en la vida pero lo que te puedo asegurar es que todo pasará y no durará para siempre. Esta época puede parecer muy larga, pero no es para siempre. Creo que somos impacientes y queremos salir de ese momento, cambiarlo y resolverlo; tenemos la inclinación hacia todo eso. Pero simplemente debemos descansar en el Señor y darnos cuenta de que Él es misericordioso, Él conoce tu corazón y sabe por lo que estás pasando.

Nunca dejes de ser agradecido en cada proceso, escucha bien ….durante el proceso.. Porque es allí donde el Señor te transforma y nunca volverás a ser la misma.

Y luego reflexiona si no hay un factor o un problema que esté contribuyendo a lo que sea que estés sintiendo o no estés sintiendo, y después confía en que el  Señor puede cambiar eso.

Si no hubiera pasado por esas situaciones difíciles por las que pasé por muchos años, no hubiese experimentado lo maravilloso y misericordioso que fue Dios conmigo durante todo ese proceso y donde trato de manera personal con mis emociones.

Puedo desgastarme al frustrarme con mi situación pero si descansara y esperará en silencio delante del Señor, no tendría ni la mitad del desgaste emocional que a veces tengo.

Así que creo que a veces queremos soluciones rápidas y no estamos dispuestas a estar en los desiertos por largo tiempo, vivimos en la cultura de lo inmediato. Estamos tan orientadas a ser de esa manera. Pero la santificación es un proceso largo, lento y duro, permitido por la gracia y por el Espíritu de Dios, por lo que no es por nuestro esfuerzo, pero somos nosotras las que nos esforzamos. Es Dios obrando pero también nosotras cooperando con Él.

Así que no te apresures a querer salir del desierto si Dios quiere mantenerte allí con un propósito. El Espíritu Santo es un gran médico de almas. Él sabe lo que necesitamos. Él sabe cómo hacernos sentir desesperadas por la gracia de Dios, y Él sabe derramar la gracia sobre nosotras. Gracias a Dios por eso. ¿Amén?

¿Qué más has aprendido acerca de las emociones? ¿Y qué preguntas tiene acerca de ellas?

¡Me encantaría que dejes tu comentario y me cuentes lo que más te impactó del devocional o alguna experiencia que hayas tenido referente a tus emociones!

Yendrix Torres

 Coach Personal de Vida | Productora y Locutora | Emprendedora | Conferencista

yendrixtorres@gmail.com

mujerplenaoficial@gmail.com

Instagram Yendrix Torres yendrixtorres

Instagram Mujer Plena mujerplenaoficial

Facebook Yendrix Torres https://www.facebook.com/yendrixtorresblog

Facebook Mujer Plena https://www.facebook.com/mujerplenablog

Esta Web es Propiedad de Yendrix Torres.. Todos los derechos reservados. 

Web desarrollada porWilliam Aponte 

 Copyright 2020. All Rights Reserved.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *